divendres, 4 de març de 2016

pocapoc

Una historia de amor que empezó con "When We're Fire" de Lo-Fang y termina con "All I Want" de Kodaline. Probablemente haya sido la relación que más me ha aportado, la que me ha hecho sentir más mujer, más auténtica que nunca. Y a pesar de todo, a pesar de la magia y de tener todo aquello que has anhelado durante años, decides cerrar la puerta y no mirar atrás. Algo no te llena, algo falla, y te carcome por dentro, te lleva a la desesperación de no entender nada de lo que sucede, de no saber definir los sentimientos y perderte en los pensamientos. Lo quieres pero no lo puedes.

Pasadas las lágrimas sé que quedará el buen recuerdo, el considerar aquel encuentro como un regalo vital, pero ahora... aquí y ahora es un dolor de aquellos que penetra en el alma y te oprime el pecho.

Es en momentos así, cuando las frases más comunes son el consuelo perfecto:

Poc a poc,
todo tiene su razón de ser.
Deja que se enfríe,
take it easy.

Llóralo todo,
que las coincidencias hablen
y el tiempo decida.

Tot passa per algo.

dimecres, 27 de gener de 2016

Curs d'ESCRIPTURA I

Pues eso. He empezado un curso de escritura y voy a ir colgando los textos y paranoias que salgan de las diferentes prácticas. 

La primera habla de la infidelidad, y venía marcada por las siguientes tres premisas:
- la mujer es infiel al hombre
- el hombre se cabrea al saberlo
- el hombre no hace nada al respeto, calla y no dice ni pío

AHÍ VA:


UN BON MOTIU PER MARXAR DE VIATGE

Portava una bona estona esperant. Notava com la sang bategava sota l'embenatge. El seu cervell bullia i barrejava tot tipus de pensaments, sentiments i conseqüències.

Li havia costat molt prendre la decisió de buscar a algú que espiés a la seva dona. Primer s'havia plantejat contractar a un detectiu privat, però al fer números va veure que allò suposaria la seva ruïna. Després va tenir la brillant idea d'utilitzar a un dels seus alumnes per fer la feina bruta: asseguraria un aprovat amb excel·lent al jove que li portés una prova o explicació de l'extranya actitud de la seva muller durant els últims sis mesos. De seguida va pensar que en Pau seria la persona idònia: tímid, discret, amb pocs amics, intel·ligent, però amb seriosos problemes amb les matemàtiques. De fet, era nefast amb els números.

La prova que buscava havia arribat aquell mateix matí quan va sortir de la dutxa. Era dissabte i esperava la trucada del seu amic Ricard. Havien quedat per anar a buscar bolets “cap allà les onze”, així que es va emportar el telèfon al lavabo per si de cas sonava mentres s'estava ensabonant.
S'estava afeitant quan va rebre un missatge. Va agafar el mòbil, però no era en Ricard; era en Pau. “Senyor Martí, crec que ja ho tinc”. El cor se li va estremir dins el pit. Tot seguit va rebre un vídeo que va tardar els vint segons més llargs de la seva vida en descarregar-se. El símbol “play” va aparèixer a la pantalla i per un moment va dubtar en obrir-lo. Potser era millor anar a caçar bolets i mirar-lo a la tornada, però quasi a l'instant va ser conscient que seria incapaç de trobar cap cep ni cap rovelló si no el veia abans de sortir.
El pit va començar a fer-li mal per la força dels batecs. Va respirar ben profundament i va apretar el “play”. Es veia a la seva dona de peu davant la porta d'un hotel que no va saber reconèixer. Ella estava mirant el mòbil i anava amb el vestit blau fosc que s'havia posat l'últim cap d'any. En aquell instant va recordar el somriure d'imbècil que se li havia dibuixat a la cara al veure-la baixant per les escales aquell 31 de desembre. Estava preciosa, i ell va sentir que l'estimava i la desitjava com mai. Pensava en tot allò quan a la imatge del vídeo va aparèixer un home amb maletí. Ella va somriure i tot seguit es va tirar als braços del desconegut. Llavors en Pau va fer zoom i, després de mirar-se als ulls, la seva dona i l'home extrany es van fondre en un apassionat petò.

Una jove infermera va sortir per la porta número cinc i va cridar a la noia que tenia assentada al costat. Es va mirar la mà i va veure com l'embenatge començava a tenyir-se de color vermell. No sabia quina profunditat tindrien els talls. Havia destrossat el mirall del lavabo a cops de puny i al pensar-hi va tornar a sentir tota la ràbia que l'havia posseït al veure a la seva dona menjant els llavis d'aquell fill de puta amb maletí. Ho sabia des de feia temps i no ho havia volgut acceptar. Va haver de sobornar a un alumne i rebre el maleït vídeo per creure-s'ho.
No recordava massa què havia passat després del petò, però minuts després, quan va recuperar la consciència, estava assegut al terra del lavabo rodejat de trossos de mirall trencats i tacats de sang i amb el telèfon mòbil esmicolat al seu costat. S'havia aixecat, amb la ment en blanc, com si fos un zombi, i havia anat cap al menjador per fer una trucada des del fixe. Quan en Ricard va agafar el telèfon es va limitar a dir “no vindré a buscar bolets” i va penjar, sense donar temps a cap tipus d'interrogativa.
Tampoc podia assegurar què havia passat després de trucar al seu amic. Recordava haver conduït, el fum d'una cigarreta i els ulls ben oberts de la infermera quan havia entrat per la porta de l'hospital amb la mà gotejant sang.

dissabte, 2 de gener de 2016

au revoir 2015

Podríamos decir que ha sido uno de los años más intensos de mi vida.
Empezó raro, en una fiesta llena de desconocidos en Vilanova y la Geltrú, y terminó en una casa perdida en medio de los Aiguamolls.

Durante estos 365 días me he perdido y me he reencontrado decenas de veces, me he cuestionado a mí misma en todas las temáticas posibles: laboral, amorosa, personal, vital, emocional. Al final de la aventura, de todas las pérdidas y golpes que he recibido durante los últimos doce meses, sólo puedo extraer buenas moralejas y mejores sensaciones.
He crecido, he madurado, atrás han quedado las ganas de autodestrucción durante las noches de desfase, y he dado la bienvenida a las consecuencias de mi trabajo y todo lo que este supone: cansarme, agobiarme, responsabilizarme, liderar, crear, saturarme, sentirme perdida, sentir que estoy haciendo lo que me toca.

También he encontrado el amor en una forma hasta hoy desconocida. Comprensión, respeto, afecto, admiración, felicidad en estado puro durante meses. He encontrado todo lo que esperaba de una relación y, aún así, sigo cuestionándome si es auténtico.

Sigo creyendo que hay algo aún por descubrir que lo alterará todo, pero cada vez pienso menos en el futuro y me atengo a lo diario, a la rutina que poco a poco te lleva hasta esos puntos de inflexión que causan los giros inesperados que marcan la historia de tu vida.

He dejado de escribir en el blog, y la verdad es que escribo mucho menos también en papel, pero también sigo pensando que algún día escribiré algo digno de ser leído.

El 2015 ha marcado un antes y un después,
y agarro el 2016 con más ganas que nunca.

Con ilusión, amor y, siempre de los siempres, buena música.


diumenge, 31 de maig de 2015

HULLABALOO

Hullabalooza es el festival de Los Simpsons.
HULLABALOO es el ciclo de conciertos que se ha montado des de La Cate para dar vida a Figueres.

Creo que este blog quedará congelado hasta que pase el verano y termine uno de los años más duros pero más productivos de mi vida.



dimecres, 8 d’abril de 2015

Siempre nos quedará PEDIR

Silencio absoluto tras la muerte de casi 150 estudiantes universitarios en Kenya.

Aún no sé muy bien cuando sucedió, pero me he enterado un martes (y creo que fue el viernes o el sábado). Es cierto, estábamos de vacaciones, olé la Semana Santa, pero aún así, si este mundo tuviese un poco de sentido humano, las redes sociales y las portadas de los periódicos hubieran ardido con la masacre en África, igual que se incendiaron con Charlie Hebdo o el accidente del avión de GermanWings. Pero no. Solo ha habido silencio, cuatro publicaciones fugaces en Facebook (una de las cuales he compartido a media mañana y ha desaparecido a media tarde).

Hay veces, muchas, demasiadas veces, que me siento una inútil y una impotente al vivir en esta burbuja mágica en el Alt Empordà, con un bar, amiguetes y saliendo de fiesta los fines de semana. Tener esta vida me hace sentir una tremenda hipócrita cuando siento indignación al leer sobre la matanza en Garissa. Y de nuevo vuelve la impotencia, ¿qué otra cosa nos queda? Vivir lo mejor posible siempre es una buena opción.
La guerra entre el islam y el resto del mundo (así nos lo acaban vendiendo) está más viva que nunca y nosotros sólo podemos estar (des)informados, esperando que algo o alguien haga lo mejor para que esto no termine en una catástrofe mundial

¿Pero de verdad a alguno de los que manda y ordena cuando y donde matar le importa nuestra vida? No, en ninguno de los bandos amantes de la destrucción, el armamento y la conquista existe consideración alguna por las personas que queremos y creemos en un mundo mejor, en una gestión de los recursos más inteligente y un reparto de los billetes más equitativo. A ninguno de los que está arriba le importan los miles de cadáveres en Oriente Medio, ni los de la redacción de Charlie Hebdo, y mucho menos los de los 142 estudiantes en Kenya.

Hay poco por hacer, pero siempre nos quedará ser conscientes de ello y pedir (por muy yogui que suene, más vale crear un pensamiento de amor que de indiferencia):
Pedir que se haga justicia (y gritarlo, pues el silencio es el mejor amigo de la injusticia).
Pedir que todos los inhumanos que viven para llenarse los bolsillos o conseguir su meta religiosa a base de derramar sangre, acaben siendo correspondidos.
Pedir que la locura y la ceguera de personas vacías de humanidad sean sanadas.
Pedir que termine la guerra por el poder y el control.
Pedir libertad, paz y amor.